BIOGRAFÍA

La Comunidad Literaria y de Artes Plásticas Infanto-Juvenil "Aventuras de Papel" nació en la ciudad de Mar del Plata, para abrir una puerta que estaba cerrada, la participación de niños y jóvenes en el ámbito literario marplatense.

Tenemos premios como:

*Lauro de Oro, otorgado por la Fundación "Algo por Colombia" (Octubre del 2014).
*Voluntariado y Bien Común, una mención que consta de un certificado enmarcado y una medalla, auspiciada por Rotary Club, otorgada por la "Federación para la paz Universal" (Diciembre del 2015).

Participamos de antologías como:

*Huellas a la Mar 6, editada en papel por "Ediciones Literarte" de Graciela Diana Pucci, y auspiciada por la Secretaría de Cultura de Presidencia de la Nación Argentina y el Honorable Concejo Deliberante de Vicente López (2016).
*Huellas a la Mar 7, editada en papel por "Ediciones Literarte" de Graciela Diana Pucci, y auspiciada por la Secretaría de Cultura de Presidencia de la Nación Argentina y el Honorable Concejo Deliberante de Vicente López (2017).

*Huellas a la Mar 8, editada en papel por "Ediciones Literarte" de Graciela Diana Pucci, y auspiciada por la Secretaría de Cultura de Presidencia de la Nación Argentina y el Honorable Concejo Deliberante de Vicente López (2018).

Publicamos bajo nuestro nombre:

*Como Golondrinas, editada en papel por "Ediciones Literarte" de Graciela Diana Pucci y presentada en Buenos Aires en el histórico Café Tortoni (2018).

Tuesday, May 29, 2018

ROMARIO, EL RATÓN VIOLINISTA

Esta es la historia de Romario, un ratoncito extremadamente extrovertido y alegre. Él vivía en el pequeño pueblo de Saõ Miguel, en Brasil. Romario cantaba y tocaba desde que era un travieso pequeñin. Cantaba cumbia, mientras su abuelita, Carmen Ratonila, le servía su sopita de medio día. Un día, cuando Romario era un jovencito de 12 años, su padre lo quiso enviar a Villa Clavel a que aprendiera el oficio de ser quesero, pero Romario a regañadientes le dijo a su papá: No... no... y no. Yo no quiero ser quesero ni tampoco carpintero, mucho menos zapatero. Lo que quiero es ser un ratoncito cumbiachero, que el violín sea mi único amigo, en mis alegrías, en mis tristezas y cuando las tartas de manzana del panadero de la calle "Quinta Ratona" se terminen. Asi fue como hasta hoy Romario le ha dado color y rumba a los lugares más tristes y algarabías a las caritas más desanimadas. Incluso hoy, cuando Romario es un viejito al que le gusta el té con galletas de avena. Siempre dice: Vamos a cantar... vamos a Bailar... que este Ratoncito Violinista los va hacer gozar y disfrutar.
José Alexander González Quizhpe,
Ecuador.

No comments:

Post a Comment