BIOGRAFÍA

La Comunidad Literaria y de Artes Plásticas Infanto-Juvenil "Aventuras de Papel" nació en la ciudad de Mar del Plata, para abrir una puerta que estaba cerrada, la participación de niños y jóvenes en el ámbito literario marplatense.

Tenemos premios como:

*Lauro de Oro, otorgado por la Fundación "Algo por Colombia" (Octubre del 2014).
*Voluntariado y Bien Común, una mención que consta de un certificado enmarcado y una medalla, auspiciada por Rotary Club, otorgada por la "Federación para la paz Universal" (Diciembre del 2015).

Participamos de antologías como:

*Huellas a la Mar 6, editada en papel por "Ediciones Literarte" de Graciela Diana Pucci, y auspiciada por la Secretaría de Cultura de Presidencia de la Nación Argentina y el Honorable Concejo Deliberante de Vicente López (2016).
*Huellas a la Mar 7, editada en papel por "Ediciones Literarte" de Graciela Diana Pucci, y auspiciada por la Secretaría de Cultura de Presidencia de la Nación Argentina y el Honorable Concejo Deliberante de Vicente López (2017).

*Huellas a la Mar 8, editada en papel por "Ediciones Literarte" de Graciela Diana Pucci, y auspiciada por la Secretaría de Cultura de Presidencia de la Nación Argentina y el Honorable Concejo Deliberante de Vicente López (2018).

Publicamos bajo nuestro nombre:

*Como Golondrinas, editada en papel por "Ediciones Literarte" de Graciela Diana Pucci y presentada en Buenos Aires en el histórico Café Tortoni (2018).

Thursday, August 28, 2014

RENÉ Y RAFAEL, DOS PAJARITOS TRAVIESOS

Erase una vez, dos pajaritos que vivían en dos árboles cercanos.
Uno lo saludó al otro y le dijo:-Rafael ¿Porqué no jugamos a volar más alto? 
Y el otro le contestó:
-Bueno, déjame ver... ¡Le digo a mi mamá!
-¡Mamá!... ¡Mamá!... René me pidió ir a jugar
-Está bien pero deben regresar temprano y volar lo más cercano a sus nidos.
-Mi mamá nos dio permiso, sólo nos pidió que regresáramos antes de la cena
Salieron los pajaritos y comenzaron a volar, desplegando sus pequeñas alas, mirando el paisaje, los riachuelos y las albercas que reunían en un solo canto al resto de los que pudiendo disfrutar de la armonía con el que jugaban, disfrutaban todo aquello. El bramido de otros animales hacía eco al acuerdo del bienestar que el lugar producía.
Cuando ya estaban más confiados del vuelo y de su naturaleza se encontraron de improviso a un gavilán, el cual los observaba con mirada apetitosa e inquieto pico, entonces, surgió algo inesperado: El gavilán buscaba acecharlos y René se dio cuenta, entonces le dijo a Rafael, su amigo vecino:
-Vamos a escondernos porque el gavilán nos está mirando mucho
Entonces, encontraron la casa de la ardilla Jimena en un espacio más abajo al árbol floreciente, que servía como casa al animal.
Mientras tanto, el gavilán, planeaba y planeaba y no hallaba a los pajaritos. La ardilla, muy condescendiente, los aguardó mientras el peligro pasaba y esperaron y esperaron hasta que el gavilán se cansara. De pronto, sucedió que al gavilán le dio mucho sueño y desistió de la idea de perseguir y atrapar a esos dos pajaritos que rondaban por su cabeza para hacerse su cena y que ya no tenía posibilidad de atraparlos, y así fue como cambió su platillo por algún alimento guardado.
Mientras tanto, los pajaritos se entretuvieron jugando con la ardilla Jimena que les presentó unos lindos juegos, les preparó galletas y leche fría y los acompañó hasta que estuvieron cerca de sus casas.
Luego, los pajaritos, René y Rafael también se despidieron amigablemente de ella y regresaron a sus hogares, después de esta experiencia.
En la casa de Rafa, estaba la mamá tan angustiada que al verlo se le acercó, le dio un abrazo y le dijo:
-¿No tenían que regresar antes de la cena?
-Y el pajarito agregó:
Sí mamá, pero es que nos encontramos con un gavilán
-Y la madre, lo interrumpió:
-Sí, pero yo te dije que estuvieras a tiempo para la cena y que no salieran muy lejos de este área. Eso no te hubiese pasado si me hubieses escuchado.
-Es que...es que...
-¡Es que nada!...¡Tú tienes que obedecer! Así, no pasarás por ningún peligro
Rafaelito avergonzado, se subió a su camita y llorando se quedó dormido
Mientras tanto, en la casa de René la madre le decía:
-No debiste llevarte a ese chico tan lejos
Recuerda siempre, que su mamá es muy delicada
-Y él contestó:
Sí mamá, yo lo sé, es que yo siento que Rafael, mi amiguito, siempre está tan solito y en la faldita de su mamá. Él necesita un espacio para compartirlo con sus amigos ¿Vale?

-Bueno, pero entonces, si quieres seguir saliendo con él, debes obedecer tanto a la madre de Rafael, como a mí.No te creas, yo también estaba preocupada, sólo que sé que eres muy hábil e inteligente y confío mucho en ti, pero a veces, no sólo de la confianza se puede evitar peligros mayores. Fíjate: Encontrar un gavilán para ti fue la primera vez. ¿Que hubiera pasado si ese animalote los hubiese alcanzado? Mira hijo: Yo me moriría de pena si murieras por causa de algo que hubiera podido ser evitado.-Sí mamá, tienes razón. De ahora en adelante te haré más caso, y volaré lejos cuando tú estés conmigo. ¡Te amo mamá!-Yo también te amo. Ahora, galletitas, leche y a la cama.
La obediencia es un valor que se cultiva y es el ejemplo y es el tiempo el que permite desarrollarlo y cultivarlo. Cuando estés seguro que puedes caminar solito porque no resbalarás de tus pies, es ahí, donde deberás hacer por ti mismo aquello que te propongas. Un valor conlleva a otro, y por ello, al desarrollar el valor de la obediencia, desarrollarás también el de la confianza en ti mismo.

Lourdes Corombo Sosa
Venezuela
7 años

No comments:

Post a Comment